Rusia enseña los dientes

Rusia enseña los dientes

Por día de la victoria, rusos presentan su increible arsenal de guerra en plena tensión en Corea

Uno de los principales protagonistas de la tensión militar que se experimenta en la península coreana es Rusia. El gobierno del Kremlin, si bien es cierto está optando por el momento de un perfil medianamente bajo, su influencia en esta ensalada de provocaciones es importante.

Rusia, históricamente, es un aliado del régimen de Corea del Norte desde su fundación tras de la Segunda Guerra Mundial y tuvo participación activa en ayuda bélica para Norcorea durante la Guerra de Corea, en la década del cincuenta.

Ahora, el Gobierno del presidente Vladimir Putin, ha sostenido una reiterada dialéctica en contra de una posible intervención militar de los Estados Unidos y/o aliados contra Pyongyang. Y su último mensaje para sus ‘rivales ideológicos’ ha sido el gran desfile militar por el Día de la Victoria, el pasado 9 de mayo, donde el Gobierno ruso desplegó ante su población y a los ojos del Mundo su poder bélico ante un probable enfrentamiento militar en la península de Corea.

Pesada artillería

Durante las celebraciones por el 72 aniversario de la derrota de la Alemania Nazi en la II Guerra Mundial, se pudo apreciar el desplazamiento de más de 10 mil soldados rusos en la emblemática Plaza Roja.
Además de los miembros de infantería, también se desplegaron un centenar de unidades de maquinaria bélica, en un desfile que abrieron los carros de combate T-34-85.

En el desfile se mostró por primera vez la técnica diseñada para el Ártico: los sistemas de misiles antiaéreos Pantsir-SA y los sistemas de misiles Tor-M2DT, así como vehículos de abastecimiento creados para soportar las duras condiciones del Extremo Norte.

Además, se pudo conocer los vehículos blindados Tigr y Typhoon, en distintas versiones, así como técnica basada en la plataforma Armata, cañones autopropulsados y sistemas de artillería. Entre ellos figuraban algunas de las armas más temidas de Rusia: los sistemas estratégicos de misiles balísticos intercontinentales Yars y Topol-M, así como el sistema táctico-operativo Iskander.
En su discurso, el presidente Putin, señaló que las lecciones de la guerra obligan a estar alerta, pero aseguró que las Fuerzas Armadas de Rusia están “preparadas para repeler cualquier amenaza”.

Blinda a Corea

Esta última declaración encierra el pensamiento ruso sobre el conflicto en la península de Corea. Los rusos no desean una guerra, pero tampoco serán indiferentes si eso llegase a suceder.
Hay que recordar que el pasado mes de abril, durante el Consejo de Seguridad de la ONU, el viceministro de Exteriores ruso, Gennadi Gatilov, sostuvo que es necesario “activar al máximo los instrumentos diplomáticos”, y ha reiterado que “cualquier paso mal calculado hacia Pionyang” podría llevar a “las más terribles consecuencias”. “No permitiremos un ataque contra Corea del Norte”, indicó.

Artículos Similares